SIDA

El otro día, mientras cenaba, vi un informe de CQC sobre el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA. La verdad, quedé un poco shockeada sobre cómo a esta altura, la gente no tiene ni la más remota idea del tema, o lo que es peor, tienen ideas totalmente equivocadas.

Este es el informe:

Considerando cierto sector social – el que tiene acceso a la educación – y también, teniendo en cuenta las edades de los mismos, no podemos decir que son ignorantes; más bien son una manga de pelotudos.

Tras escuchar la sarta de idioteces utilizadas como argumento por casi todos los participantes que debían decir cuál de esas personas era la que estaba infectada de HIV, destaco el de la piba que dice que para ella es Gabriel (el tatuado), porque no tiene nada que ver con sus valores. Claro, ella cree en Dios, en la familia, es tradicional…

Y cómo no va a pensar así, si podemos encontrar en la página de ACI Prensa (anteriormente la Agencia Católica de Informaciones (ACI) en América Latina), cosas como éstas:

Los matrimonios fieles están a salvo del SIDA, ya que no es posible contagiarse de un cónyuge no infectado“.

Sin palabras…

(…) A pesar de todo, hay quien se sigue escandalizando cuando se dan estos consejos. Los apologistas del condón se rasgan las vestiduras cuando ven que alguien recomienda algo distinto de sus productos“.

Claro, todo esto de los preservativos… ¡ es todo marketing !

También está comprobado que, a pesar de las insistentes campañas, el condón no se utiliza de modo constante“.

En eso estamos de acuerdo…

Lo sorprendente es que se considere imposible que un hombre sea fiel a su mujer y luego se pretenda que no traicione nunca al condón. Pero ¿no es más fácil y más atractivo ser fiel a una mujer?“.

De esta frase desprendo dos cosas: por un lado, parece que SIDA+infidelidad únicamente tiene que ver con la conducta de los hombres. Y vinculado con este hecho, está el tema que parece que “la traición al condón” depende también únicamente de él. Por otro lado, si elije no usar condón, no está traicionando a la funda de látex, se está traicionando a él mismo. Y sí… generalmente resulta más fácil traicionar a otra persona que traicionarse a uno mismo. Asíque para la pregunta abierta del final, mi respuesta es no.

Podría seguir, pero es más de lo mismo.

Lo que me enoja de la Iglesia es que para la prevención del SIDA trata de imponer un cambio de conducta que va más allá de la transmisión del HIV. Entonces, tenemos a los drogadictos que se inyectan, que para no contraer el HIV prácticamente te dicen que no tenés que ser drogadicto. Eso no sirve, no ayuda, no informa, no educa. Simplemente porque no es ese el punto: el punto es que si sos drogadicto y te inyectás, uses tus propias agujas. Después podemos hablar de las drogas, de los problemas físicos y/o psicológicos, de su uso indebido o no, etc… pero eso ya no tiene que ver con el HIV. Y lo mismo con el tema de la transimisón sexual, y lo mismo con todo.

Dejo aquí el enlace de la Fundación Huésped, que contiene mucha información al respecto y estadísticas de nuestro país:

http://www.huesped.org.ar/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: